Presentación

Cuando comencé en Octubre de 2006 la construcción de la maqueta después de años de ideas, planos, recopilación de información etc… pensé que sería interesante crear a la misma vez una página en Internet, donde mostrar la evolución de la maqueta durante su construcción. Mi ilusión, como la de casi todo aficionado, era tener mi propia maqueta, y afortunadamente parece que ese sueño empieza a cumplirse. Han sido muchas las páginas que he visitado buscando información de todo tipo, decoración, diseño del trazado, sistemas de control, etc. y eso me ha permitido ver como aficionados de todo el mundo mostraban sus creaciones y contaban sus experiencias. Me sumo a ellos y desde aquí aportaré mi granito de arena a una afición que afortunadamente va creciendo. Compartiremos las aventuras y desventuras (que de todo habrá) que me sucedan durante la andadura que ahora comienza.

Algunos datos

La maqueta se construye en un espacio de 5,10 x 3,40 m. El elemento básico es el tablero de contrachapado de 10 milímetros de espesor, encolado y clavado. La decoración está realizada, en la medida de lo posible, con elementos de creación propia. La vía utilizada es de la firma PECO cod. 100, al igual que los desvíos. Estos, están todos motorizados con un mecanismo de creación propia (ver sección Técnica). El puente giratorio de la estación principal es Fleischmann y el de la mina es de construcción propia. La cota cero de la instalación se encuentra a 1 metro sobre el suelo (estación principal), la cota más baja es la mina que se encuentra a -43 cm., la más alta es el puente de arcos parabólicos a +35 cm. Todo el sistema se maneja desde dos cuadros de mandos, en corriente continua, analógico con acantonamiento. Los reguladores de velocidad son de corriente pulsante con sistema de frenada y aceleración progresivos. Pueden circular simultáneamente un máximo de 6 composiciones, además de maniobrar independientemente en las dos estaciones (principal y secundaria o serrería) así como en la zona de la Mina. La estación oculta, con capacidad para 5 composiciones, está configurada de manera que el convoy que entra, no sale hasta que lo han hecho los otros 4, dando de esta forma más realismo a las circulaciones por su variedad. En total son 10 composiciones distintas las que se pueden ver en la maqueta sin necesidad de poner o quitar material de las vías. Existen dos pasos a nivel motorizados y automáticos.

Quien soy

Me llamo Esteban Martín y soy natural de Sevilla. Nací en 1966. Tengo junto con mis hermanos un negocio familiar dedicado a la fabricación de Azulejos Sevillanos (www.ceramicacampos.com). En mi niñez solía pasar muchos fines de semana con mi Tía que vivía en una zona muy próxima a la antigua estación Plaza de Armas de Sevilla (conocida como Estación de Córdoba). Largos paseos por las cercanías de la estación fueron mis primeros contactos con el mundo del ferrocarril. En aquella época se podía caminar entre las vías de la zona de mercancías, por el ramal que llevaba al puerto e incluso por el puente metálico de la salida hacia Huelva sin que ningún “personal de seguridad” te llamara la atención. Cuando contaba con seis o siete años, los Reyes Magos trajeron a mis hermanos mayores un conjunto de Locomotora, cuatro vagones de pasajeros de distinto tipo, dos de mercancías, vías suficientes para un gran ovalo con varios desvíos y el correspondiente transformador. Todo el material era de la firma Lima. El sueño de montarlo todo en un tablero no llegó a cumplirse nunca por lo que el juego se limitaba a instalaciones efímeras de una tarde o un fin de semana. Con el paso de los años, los periodos en los que no se usaba eran cada vez más largos y aunque mi idea de tener algún día una maqueta no se perdió del todo, no fue hasta 1993 cuando retomé la afición ya que disponía de mi propia casa.

En cuanto al tren real con el que empezó mi afición, sigo con interés todas las novedades tanto nacionales como internacionales. Siempre que viajo me gusta conocer estaciones, material y líneas (ver fotos). He podido conocer y disfrutar recorridos como el famoso San Gotardo en Suiza (más fotos).

Suelo acudir cada segundo domingo de mes al mercadillo que organiza la ASAF (Asociación Sevillana de Amigos del Ferrocarril) en la estación de Santa Justa, donde comparto impresiones y material con los demás aficionados. Además tengo la suerte de compartir afición con mi mujer, Ángeles, que me apoya en todo lo relacionado con este mundillo, algo que no suele ser habitual y que provoca la sana envidia de mis amigos.

  • Whatsapp
  • Tweeter
  • YouTube
  • Correo